Enfermedades Centrales

La avellana es un alimento conocido por ser beneficioso para la salud: es rica en vitamina E, que nuestro cuerpo necesita diariamente, sales minerales como el magnesio y el manganeso y ácidos grasos insaturados que previenen el llamado colesterol “malo”. Naturalmente, es necesario un consumo moderado de avellanas, dado su contenido en lípidos, de lo contrario se acabó la línea.

Aunque el cultivo profesional de la piedra se concentra principalmente en unas pocas regiones, en nuestro país se pueden encontrar plantas silvestres y cultivadas en todas partes. De hecho, se trata de un cultivo bastante simple con un potencial de ingresos interesante, pero para poder cosechar buenas cantidades de avellanas de calidad, es necesario saber cómo proteger las plantas de posibles adversidades.

Afortunadamente, el avellanal es en sí mismo bastante rústico y por lo tanto también adecuado para el cultivo orgánico: no es necesariamente necesario utilizar productos químicos para mantener el avellanal sano.

Las principales adversidades de las que puede verse afectado el núcleo son de naturaleza animal, especialmente los insectos que dañan los brotes, los frutos y la vegetación en su conjunto. Por el contrario, las enfermedades de naturaleza criptogámica son menos incisivas, excepto en los años con una tendencia climática algo anómala, como el calor húmedo excesivo y las lluvias persistentes durante la primavera. En estos casos pueden surgir patologías fúngicas que dañan los brotes, el sistema de raíces y los tallos. Veamos cuáles pueden ser las enfermedades más frecuentes y con qué remedios permitidos en la agricultura orgánica podemos erradicarlas.

Recordemos, sin embargo, que la poda de las plantas de manera equilibrada es como siempre una buena medida preventiva contra la aparición de enfermedades. El avellano es un arbusto que produce muchas ventosas y por lo tanto tiende a convertirse en un arbusto intrincado, para favorecer una circulación de aire dentro del follaje, útil para evitar la aparición de enfermedades fúngicas, es importante mantenerlo regulado.

Índice de contenido [Ocultar]

  • Dolor de cosquillas
  • Gleosporosis
  • Mildiú polvoriento
  • Pudrición radical
  • Enfermedades bacterianas

Mal del despegue

Es una enfermedad causada por el hongo Cytospora corjlicola, que se encuentra principalmente en los viejos avellanos realizados con mecanización, porque se ve favorecida por las lesiones en la madera causadas por la maquinaria. Los primeros síntomas de esta patología son visibles como manchas marrón-rojizas en los tallos, bajo las cuales los tejidos leñosos se necrotizan hasta que la parte infectada se seca completamente. Durante el verano podemos notar un enrojecimiento en las ramas, causado por las inoculaciones infecciosas de la enfermedad del desprendimiento, que debe ser eliminado con una poda curativa. En caso de manifestación grave de esta patología podemos tratar las plantas con productos de cobre, teniendo en cuenta las indicaciones de las etiquetas del producto comercial adquirido. Pero contra la enfermedad del despegue en la agricultura ecológica también podemos probar un tratamiento con una solución hidroalcohólica más ecológica de propóleos.

Gleosporosis

El hongo Piggotia coryli es la principal adversidad criptogámica en los avellanos del Piamonte, pero sólo se pueden causar daños graves en años muy húmedos y lluviosos, especialmente en las posiciones del fondo del valle donde se produce el estancamiento de la humedad. La enfermedad de la gleosporosis se produce dos veces al año. La primera vez en primavera, afecta a los brotes que se oscurecen y se secan, y a veces también a las ramas terminales. La segunda vez ocurre a finales del verano y afecta a las hojas, en las que se forman manchas necróticas circulares. El momento más grave es el primero, porque podría comprometer la formación del follaje. En las zonas donde se encuentra esta enfermedad, puede ser útil un tratamiento de otoño-invierno con productos a base de cobre, teniendo siempre cuidado de no exceder las dosis permitidas.

idio

En el avellano aparece en la página inferior de las hojas el oidio o el oidio muy blanco, con las típicas eflorescencias blancas polvorientas, mientras que en correspondencia de éstas, en la página superior, se observan manchas amarillentas. Afortunadamente, la patología casi nunca es grave, ya que suele aparecer a finales de verano o principios de otoño, con una caída temprana de las hojas como consecuencia. Puede ser útil arrancar todas estas hojas de debajo del follaje de una planta que esté particularmente adherida, a fin de no fomentar que la infección se repita al año siguiente. Si, por el contrario, la patología se produjera en pleno verano, sería necesario intervenir pulverizando sobre las plantas algún bicarbonato de sodio diluido en agua o también productos a base de azufre, el antioídico clásico permitido en la agricultura orgánica.

Basura rotativa

Armillaria mellea es un hongo que encuentra condiciones ideales en suelos muy propensos al estancamiento de agua, donde causa la putrefacción del sistema de raíces de las piedras. Las plantas con las raíces tan comprometidas por la patología comienzan a mostrar un follaje atrofiado, de poco vigor, e incluso pueden secarse. Inicialmente, en las zonas subcorticales de la raíz, podemos notar las formaciones del hongo, de color blanco-crema, pero más tarde, los órganos fúngicos pueden ser notados también externamente. La mejor prevención de este problema es garantizar un buen drenaje del suelo, normalmente las colinas de avellanos no están muy sometidas a esta patología.

Enfermedades bacterianas

El núcleo también puede ser dañado por Xantomonas camprestris, una bacteria que hace que los brotes se sequen, precedidos por su curvatura hacia abajo y la formación de algunas manchas típicas. También en este caso, es aconsejable eliminar rápidamente las partes afectadas de la planta y, si es necesario, tratarla con un producto a base de cobre.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *