Enfermedades De La Achicoria

La achicoria o achicoria ( Cichorium intybus ) forma parte de la familia de los Compuestos y es una especie de origen europeo, por lo que en los prados se encuentran muy fácilmente variedades espontáneas, que son las de las flores azul-violeta.

El término achicoria se utiliza principalmente para indicar aquellas achicorias que se utilizan como ensaladas, y de las cuales también se puede comer la primera parte de la raíz carnosa (raíz primaria), mientras que no se utiliza para Cataluña, que se llama “achicoria de Catalogna”.

Las achicorias son plantas botánicamente bienales, pero se manejan como anuales en cultivo porque la parte vegetativa de ellas se cosecha antes de pasar a la semilla. Normalmente la achicoria se toma de la cabeza, en el caso de la achicoria para cortar las hojas. Existen muchas variedades de achicoria, resultado de una cuidadosa selección, que ha dado lugar a las conocidas ensaladas amargas a las que a menudo se hace referencia con su ciudad de origen: por ejemplo, la achicoria roja de Treviso, la achicoria abigarrada de Castelfranco o la achicoria blanca de Mantua. Son las clásicas ensaladas de invierno, rústicas y sencillas de cultivar, resistentes al frío y capaces de ofrecer generosas producciones. Se adaptan perfectamente al cultivo ecológico, por lo que son muy recomendables tanto para los pequeños huertos de particulares como para las producciones profesionales.

Flores de achicoria espontáneas

Pero aunque la achicoria es resistente a las plagas y enfermedades en comparación con otros vegetales más delicados, a veces sucede que también se ven afectados por alguna adversidad. Muchas enfermedades se ven favorecidas por la humedad, por lo que la primera regla es evitar la irrigación por aspersión, prefiriendo un sistema de irrigación por goteo. En un pequeño huerto, está muy bien también utilizar la regadera, pero sólo mojando el suelo en la base y no los penachos. Sin embargo, la humedad también está relacionada con la estación, porque después del primer período estival en el que se realizan los trasplantes de achicoria, el cultivo continúa en otoño-invierno, cuando en muchos lugares de Italia la humedad nocturna es alta.

Veamos en particular qué enfermedades pueden afectar a la achicoria y qué remedios ecológicos podemos utilizar para contenerlas. Algunas son verdaderas enfermedades porque están causadas por organismos patógenos como hongos o bacterias, mientras que otras son de naturaleza no parasitaria y por esta razón se llaman fisiopatías.

Enfermedades reales de la achicoria

Las enfermedades son verdaderas patologías, en el caso de la achicoria son causadas principalmente por hongos o bacterias.

Traqueomicosis

Los hongos como el Pythium y el Verticillum causan esta enfermedad, que se produce principalmente en invierno, tanto al aire libre como en invernaderos. Los síntomas comienzan con el marchitamiento de las hojas más externas de la ensalada, que se pudren y caen, y luego pasan al cuello, cuyos tejidos se pudren. Al cortar el tallo de la planta se puede notar el ennegrecimiento de los tejidos vasculares internos, causado por el micelio del hongo.

Los penachos tan afectados, bien evidentes en comparación con los sanos, deben ser retirados inmediatamente para evitar la contaminación de otras plantas, y en el suelo debe distribuirse un producto basado en uno o más hongos antagonistas, del género Tricoderma, capaz de contrarrestar eficazmente la difusión de la traqueomicosis.

Basura bacteriana

Pseudomonas cichorii Pseudomonas cichorii puede causar daños a la achicoria, especialmente en las cercanías de la cosecha. La putrefacción bacteriana en esta ensalada se manifiesta por pequeñas manchas internas de color marrón oscuro, que se localizan inicialmente en el borde del colgajo de la hoja, y en condiciones de alta humedad fluyen juntas y dan lugar a extensas zonas necróticas. La cabeza se pudre por desintegración de los tejidos y si la putrefacción también afecta al corazón de la cabeza, cuando la enfermedad ataca de esta manera no hay nada más que recuperar.

La bacteria se conserva en el suelo y en los residuos de los cultivos, por lo que es esencial rotar y componer todos los residuos en lugar de dejarlos en el jardín para que se descompongan.

Cercosporosis

La enfermedad fúngica de la cercosporosis comienza en las hojas exteriores de la cabeza con manchas aisladas, que luego se agrandan pero permanecen circunscritas por un halo rojizo. Los tejidos centrales de las partes alteradas se secan y el colgajo permanece perforado. Es una patología típicamente favorecida por el clima cálido-húmedo.

Seguramente la mejor prevención para limitar la incidencia es transplantar las plántulas de achicoria a las distancias adecuadas, evitando cuidadosamente engrosarlas demasiado. Sólo en casos excepcionalmente graves es mejor tratarlos con productos de cobre contra la cercosporosis, leyendo siempre toda la información de la etiqueta del producto comercial adquirido.

Oxido

El hongo Puccinia cichorii es responsable de la roya, una patología que aparece hacia el final del verano en las hojas exteriores de la achicoria, y se reconoce por las clásicas pústulas oxidadas que liberan esporas, lo que difunde aún más la enfermedad entre los cultivos. Después de invernar, en primavera, el hongo comienza a atacar las endibias espontáneas presentes en el ambiente, y de éstas pasa a las endibias cultivadas.

Una vez más, las rotaciones son la mejor forma de prevención, y lo ideal es esperar por lo menos dos años antes de repetir el cultivo de achicoria en los mismos parterres. En los casos graves, es posible el tratamiento con productos a base de cobre.

Fisiopatía de la dieta de achicoria

Como se ha anticipado, la fisiopatía no es realmente una enfermedad, es una condición de sufrimiento de la planta que se manifiesta con síntomas que sugieren un patógeno. En realidad, si se entienden las causas, se puede intervenir proporcionando a la planta de achicoria la condición adecuada para desarrollarse al máximo y así curar la situación.

Radice hueco

Esta alteración provoca una gran cavidad interna en la raíz de la ensalada, y está causada por los desequilibrios hídricos, es decir, períodos de agua abundante antes de períodos de escasez de agua. Los tejidos externos de la raíz primaria crecen rápidamente, causando un estiramiento del tejido que lleva a la aparición de esta cavernosidad.

En la achicoria, la raíz hueca es particularmente dañina porque no sólo la cabeza sino también la primera porción de la raíz se cosecha para el consumo, y si las plantas se ven afectadas tempranamente por esta anomalía, los penachos que se forman tienen un desarrollo vegetativo reducido.

Para evitar que se produzca la raíz hueca, la única estrategia es la prevención, que en este caso se traduce en intervenciones regulares de irrigación en los primeros períodos de cultivo del verano, evitando así una sequía prolongada.

Subserosis rotativa

En realidad se trata de otra fisiopatía, que afecta principalmente a las lechugas, pero también puede suceder con las achicorias, cuando se cultivan durante 5-6 veces consecutivas en el mismo suelo. La raíz primaria no se desarrolla adecuadamente, permanece reducida y de consistencia suberosa y, en consecuencia, también el penacho no puede alcanzar el tamaño potencial de la variedad a la que pertenece. Por lo tanto, las rotaciones son la mejor manera de evitar este inconveniente.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *