El Cultivo De Ciruelas

El nombre “ciruela” incluye un gran grupo de plantas frutales, divididas principalmente entre las ciruelas europeas, las que producen ciruelas, y las chino-japonesas que producen ciruelas reales. Los frutos varían mucho en cuanto a forma, color de la piel y de la pulpa, consistencia de la carne, tiempo de maduración y sabores, que pueden ser más o menos dulces. Estos frutos se prestan bien tanto para el consumo en fresco como para la producción de deliciosas mermeladas, considerando además que estas plantas son a menudo muy generosas en la fructificación.

Por lo tanto, en un huerto orgánico mixto podemos introducir muchos tipos diferentes de ciruelas elegidas por sus diferencias y posiblemente también por su resistencia o tolerancia a enfermedades comunes. Las ciruelas de ambos tipos pertenecen a la familia de las rosáceas y al subgrupo de las frutas de hueso como el melocotón, el albaricoque, la cereza y la almendra. Además de las ciruelas europeas y las ciruelas chino-japonesas, hay también otras especies menores o silvestres de ciruelas que producen frutos comestibles.

Índice de contenido [Ocultar]

  • Clima y suelo adecuados para la ciruela
  • Cómo plantar una ciruela
  • El cultivo de Prunus en detalle
  • Poda de ciruelas
  • Enfermedades de las plantas de ciruela

    • Monilia
    • El óxido
  • Insectos y plagas del ciruelo

    • Ciruela Cydia
    • Tentredini
    • Nuevos” insectos
    • Pulgones
  • Creciendo ciruela en macetas
  • Colección de ciruelas
  • Variedades de ciruelas y ciruelos

Clima y suelo indicados en la ciruela

Clima necesario para el cultivo. Los ciruelos europeos resisten bastante bien las bajas temperaturas invernales y las heladas primaverales, gracias a su floración bastante tardía, mientras que los ciruelos chino-japoneses, que toleran el frío invernal, tienen una floración más temprana. En el norte, lo ideal sería dar preferencia a las variedades europeas, pero no se excluye que las sinojaponesas puedan adaptarse. En las llanuras con clima muy húmedo y nebuloso o en los fondos de los valles, es muy importante prestar atención a la aparición de enfermedades fúngicas como la monilia, que se ve favorecida por la humedad.

Suelo ideal . El ciruelo se adapta muy bien a diferentes tipos de suelo, también dependiendo del portainjertos utilizado. Por lo general, casi todos ellos tienen una buena resistencia tanto a la asfixia de las raíces como a la clorosis férrica, mientras que sufren la presencia de salinidad en el agua de riego. Los suelos ideales, sin embargo, son fértiles y de textura media.

Cómo plantar un ciruelo

Trasplante . Para transplantar un ciruelo se cava un agujero profundo, con un tamaño aproximado de 70x70x70 cm, incluso más pequeño si el suelo está particularmente suelto. El agujero puede ser cavado manualmente con una pala o una pala, pero en caso de terreno particularmente duro o para la plantación de muchos especímenes se puede considerar el uso de un motor de perforación. La época ideal para la plantación de ciruelas es desde el otoño hasta el final del invierno, pero excluyendo los períodos de heladas o de lluvias prolongadas, ya que no se debe trabajar el suelo congelado o húmedo. Si las plantas tienen las raíces desnudas, la plantación puede ir precedida por el repujado, una práctica que promueve el enraizamiento y que consiste en remojar el sistema radicular durante al menos un cuarto de hora en una mezcla de estiércol fresco, agua, arena y tierra. Los 20 centímetros de la superficie de la tierra que llena el agujero deben mezclarse con un buen mejorador orgánico del suelo, como el compost o el estiércol maduro, al que se puede añadir harina de roca, sulfato de potasio y magnesio o ceniza de madera, que proporcionan otros nutrientes valiosos. En el acto de cavar y luego llenar el agujero debemos tener cuidado de mantenernos por encima de la tierra que estaba en la superficie, esto nos permite salvaguardar los microorganismos útiles. La planta se introduce directamente en el agujero, con el punto de injerto por encima de la superficie. El suelo blando es entonces suavemente comprimido y finalmente regado.

La elección del portainjertos es un parámetro importante del que depende la adaptabilidad a los diferentes suelos y también otros factores, por lo que es imprescindible pedir esta información al propietario del vivero en el momento de la compra. Entre los portainjertos más utilizados para las ciruelas se encuentran la plántula de Mirabolano, que se adapta a casi todos los tipos de suelo, da vigor a la planta y una entrada en producción lenta, y el Mirabolano clonal 29 C, que en cambio favorece una entrada en producción temprana y en cualquier caso se adapta bien a diferentes suelos, incluso calcáreos o con tendencia a la asfixia.

Polinización. Si bien las ciruelas europeas son generalmente autofértiles, casi todas las variedades de ciruelas chino-japonesas son autoestériles y, por lo tanto, requieren diferentes variedades con floración simultánea para su polinización, lo que también ayuda a las ciruelas europeas. La presencia de abejas y abejorros en el medio ambiente es esencial para el éxito de la polinización, por lo que la colaboración con un apicultor que traiga las colmenas a nuestro huerto podría ayudar mucho.

Planta Sexta . Entre una planta y otra de ciruelas o ciruelos mantendremos 3 o 4 metros a lo largo de la hilera, mientras que entre las hileras incluso 4 o 5 metros.

El cultivo de la ciruela en detalle

Irrigación. Después del transplante, los arbolitos deben ser irrigados para animarlos a echar raíces. Después, la irrigación dependerá del clima y del suelo, pero en los primeros 2 o 3 años es importante que sea posible irrigar cuando sea necesario. Desde la floración hasta el crecimiento de los frutos, la sequía puede ser perjudicial, por lo que es aconsejable establecer un sistema de riego por goteo o por aspersión para hacer frente a esta eventualidad.

Forma de la planta . Normalmente para las ciruelas y los ciruelos la forma de cultivo más adecuada es la maceta, una forma abierta, apta para el cultivo orgánico. Las 3 ramas principales se abren desde el tallo central, que luego llevan todas las ramas fructíferas. La iluminación dentro del dosel está garantizada por esta forma y la planta alcanza una altura manejable desde el suelo. Las ciruelas europeas también se crían con palma libre, de forma aplanada.

Poda del ciruelo

La poda se realiza al final del invierno (poda seca) o durante la temporada de crecimiento (poda en verde). Al igual que otros árboles frutales de hueso, las ciruelas y los ciruelos también pueden producir en ramas mixtas, sapos y dardos frutales (Racimos de mayo).

Con la poda en seco, las formaciones fructíferas se adelgazan o acortan para renovarlas y equilibrar la fructificación, evitando el fenómeno de la alternancia entre un año y otro.

En el verde, las prácticas importantes son la eliminación de las ventosas y los chupones, ramas verticales que parten respectivamente de la base o de las ramas, y el adelgazamiento de los pequeños frutos con los que se deja una endrina cada 6-7 cm de rama. Para ser eficaz, esta última práctica debe realizarse en el momento oportuno, es decir, después de que el fruto haya caído espontáneamente y antes de que el hueso se haya endurecido.

Enfermedades de la planta de ciruela

Las enfermedades fúngicas (criptogámicas) toman el relevo si se ven favorecidas por el clima húmedo y caluroso, y en el cultivo de frutas orgánicas se previenen principalmente mediante la elección de variedades genéticamente resistentes o tolerantes. Otras medidas preventivas incluyen la poda de verano que adelgaza el follaje demasiado denso, la observancia de las pautas de plantación correctas, el riego sólo bajo el follaje y la eliminación de las partes de la planta afectadas. Dicho esto, especialmente en los años de lluvia algunas patologías pueden ocurrir de todas formas y en estos casos podemos usar productos ecológicos y efectivos.

Monilia

Es la enfermedad más común entre los frutales de hueso y está causada por un hongo que causa daños tanto a las ramas, que se secan en la parte terminal manteniendo las hojas oscurecidas adheridas, como a las flores y frutos. Las ciruelas o ciruelos afectados se cubren de moho, se pudren en varios puntos y finalmente asumen un aspecto momificado. La patología se ve favorecida por la humedad, y se impide por la distribución de macerados de refuerzo de cola de caballo. Sin embargo, para el tratamiento de las plantas enfermas se puede utilizar el polisulfuro de calcio (pero no en flor porque podría matar a las abejas) o el Bacillus subtilis. Además de la eliminación de las partes afectadas, al final de la temporada también es una buena idea arrancar del huerto todas las hojas caídas de las plantas con síntomas de enfermedad, para reducir las posibilidades de inoculación para el año siguiente.

Oxido

El óxido se produce en las hojas del ciruelo (especialmente el europeo) con pequeñas manchas amarillas y pústulas marrones en la página inferior. La planta tiende a producir caucho y en casos severos puede incluso defoliar completamente. El macerado de cola de caballo tiene un efecto preventivo también hacia esta patología, que una vez manifestada se trata con productos a base de cobre, para ser utilizados con precaución.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *