Altica: Defenderse De La Pulga De Los Jardines

Las ortigas también son llamadas pulgas de tierra o pulgas de jardín, son pequeños insectos de color oscuro, de sólo unos pocos milímetros de largo, pertenecientes a la familia de los escarabajos.

Son un insecto fitófago, lo que significa que se alimentan de partes de la planta, en particular aman las plantas de col. En caso de ataque, aunque no es fácil ver el pequeño insecto, es fácil reconocer el daño que causa: muchos pequeños agujeros que van a pinchar las hojas.

Averigüemos, pues, cómo identificar y hacer frente a los ataques de este parásito, en particular aprendiendo a defender el jardín con métodos de origen natural, evitando el uso de pesticidas químicos sintéticos.

Índice de contenido [Ocultar]

  • Plantas afectadas y daños en el jardín
  • Cómo defender el huerto de las ortigas

    • Prevenir o no curar la infestación
    • Repelentes e insecticidas

Planta afectada y daños en el jardín

Las ortigas generalmente afectan a las plantas jóvenes, yendo a comer las hojas. En particular, atacan a las especies de la familia de las crucíferas, como la col, el brócoli de coliflor, la rúcula, las cimas de nabo y el rábano, o las remolachas (costillas y hierbas).

En concreto, hay dos especies de olmos que a menudo encontramos causando daños en nuestros huertos: las ortigas de la col ( Phyllotreta nemorum ), de 2 mm de largo, con una raya amarilla, y las ortigas de las remolachas ( Chaetocnema tibialis ), completamente negras y aún más pequeñas.

Alimentando a las pulgas adultas, crean pequeños agujeros fáciles de identificar, luego ponen los huevos en el suelo, las larvas son inofensivas pero crecen rápidamente, y una vez adultas, vuelven a comer nuestros vegetales. Estas pulgas terrestres se reproducen a un ritmo de dos generaciones por año.

Cómo defender su huerto de las ortigas

Como para todos los insectos nocivos, hay varios niveles de defensa del áltico que deben ponerse en marcha, siempre con vistas a la agricultura orgánica. Por lo tanto, podemos aplicar técnicas de cultivo de prevención, molestar al insecto para mantenerlo alejado o tratar de exterminar la población de parásitos. Siempre es esencial intervenir a tiempo, sin permitir pasivamente que el problema se extienda.

Prevenir o no curar la infestación

El primer nivel es la prevención: obviamente evitar el problema sería la mejor solución y una serie de precauciones pueden ayudar, disminuyendo la posibilidad de un daño significativo por parte de este parásito.

Prevención. Para evitar las colmenas, la rotación de cultivos es importante en primer lugar, en particular, no es necesario repetir en la misma parcela los cultivos de huerta que gustan a estas pulgas. De esta manera le hacemos la vida difícil al escarabajo, evitando que se asiente en una zona y siga encontrando una planta a su gusto. Además los riegos frecuentes mantienen a las colmenas alejadas de las plantas de jardín, ya que odian el suelo húmedo. El mantillo por otro lado es útil para bloquear el camino al desove, haciendo que los insectos se muevan.

No intervención. Si se cultivan hortalizas de raíz, como los rábanos, el daño de la madreselva es insignificante, también porque es una hortaliza de ciclo corto. Por lo tanto, podemos decidir la solución pacífica de dejar que el insecto se dé un festín a expensas de las hojas, limitándonos a mojar el cultivo muy a menudo para molestar y tal vez ahuyentar al parásito. Este método sólo se aplica si no hay otras plantas objetivo en la zona, que podrían convertirse en el nuevo objeto de atención de las pulgas.

Métodos de repelente e insecticida

Métodos de repelencia. En el caso de pequeñas infestaciones de pulgas de tierra, los vegetales pueden ser espolvoreados con harina de roca como bentonita, o piedra caliza de algas , estos métodos forman una barrera mecánica que desalienta al insecto y puede actuar como repelente. Es una excelente manera de evitar el uso de insecticidas.

Métodos de insecticida. Si los insectos son numerosos, los repelentes no son suficientes y es mejor intervenir para matarlos. En este caso podemos usar varios productos permitidos por la agricultura orgánica para combatirlos. El más eficaz es el piretro, es un producto de origen natural capaz de matarlos, pero que debe utilizarse con mucho cuidado ya que también podría matar insectos útiles. Otros tratamientos con menor impacto ambiental son el macerado de ortigas, que también tiene la ventaja de ser autoproducido, y el aceite de neem.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *