Autoproducción De Tierra Para Macetas Con Humus

Para las plantas en maceta, la mejor tierra para utilizar no siempre es la simple tierra agrícola: debido al espacio reducido es útil tener un suelo con mejores características de fertilidad y retención de agua que el jardín.

Hay muchos tipos de tierra para macetas en el mercado, ya hemos explicado cómo encontrar tierra adecuada para el cultivo de macetas. Los vendedores a menudo especulan proponiendo miles de tierras específicas para diferentes cultivos, de hecho, aparte de las plantas acidófilas (pequeños frutos, cítricos), la mayoría de los cultivos se satisfacen con una tierra universal para macetas.

Preparar independientemente un buen suelo adecuado para las plantas que crecen en el balcón y excelente para el semillero no es difícil. El ingrediente que sin duda puede marcar la diferencia es el humus de lombriz.

Cómo hacer un suelo fértil

Para hacer un suelo fértil será apropiado mezclar diferentes materiales, aquí están los más utilizados:

  • Turba
  • Arena de río
  • Suelo de cultivo
  • Humus de lombriz
  • Vermiculita
  • Cáscara de trigo
  • Piedra pómez
  • Hojas de haya secas
  • Agujas de pino secas
  • Estiércol maduro o abono
  • Cal y arcilla
  • Guijarros de río

Qué elementos utilizar y en qué cantidad dosificarlos sigue siendo variable en relación con el uso del suelo, para obtener el grado adecuado de fertilidad, pesadez, retención de agua, pH, llegando a crear el suelo adecuado para cada cultivo. Ciertamente el humus de lombriz es uno de los elementos clave que debe incluirse en cualquier mezcla. Existen muchas aplicaciones del humus en los suelos y para cada una de ellas hay que cambiar las dosis y las instrucciones a seguir, puedes conocer más sobre los casos individuales (jardín, huerto, cultivo en macetas, trasplantes, …) en esta ficha dedicada al uso del humus.

La importancia del humus

El humus de lombriz no es un simple fertilizante: tiene una función de mejora del suelo que no se limita al suministro de elementos útiles para las plantas. Aquí están las principales ventajas de este material:

  • Hace que el suelo sea más ligero y suave, las raíces de las plantas pueden así desarrollarse con menos esfuerzo.
  • Aumenta la capacidad del suelo para retener la humedad, por lo que se necesitará menos irrigación.
  • Aumenta la capacidad del suelo para retener el fertilizante, reduciendo el lavado de nutrientes.
  • Proporciona nutrientes ya preparados para las plantas (es decir, elementos que ya han sufrido las transformaciones químicas y microbiológicas necesarias para ser asimilados).

Estas características hacen que el humus sea muy importante no sólo en el jardín del balcón, sino en particular en la tierra de siembra y durante el transplante: proporciona un hábitat ideal para las semillas y las plántulas jóvenes. Las raíces de una planta recién nacida o transplantada son más delicadas, un suelo con un buen contenido de humus facilita el enraizamiento. Además, la retención de agua del suelo evita que éste se seque por completo, con el riesgo de que muera el espino recién salido, mientras que los nutrientes contenidos en el humus son los mejores para el cultivo de plantas jóvenes, ya que están maduras para su uso. El humus de lombriz es muy útil en las plantas en maceta: quienes hacen el jardín en el balcón deben considerar tanto la posibilidad de utilizar el humus al preparar la tierra como de añadirlo periódicamente como fertilizante para devolver los nutrientes a la planta.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *