4 Verdi: La Granja Biodinámica De Alessandra

Alessandra Taiano comenzó a trabajar en la agricultura en 2004, su formación se realizó con tres años de seminarios y pruebas prácticas en AgriBioPiemonte. En 2008 comenzó a aplicar la práctica de la biodinámica en la granja de su pareja. Además del cultivo biodinámico, trabaja como jardinera en un castillo privado, donde tiene la oportunidad de experimentar el mismo método natural en la jardinería ornamental, con resultados sorprendentes.

En julio de 2015 compró una pequeña granja llamada 4 Verdi, el número cuatro tiene un fuerte significado: hay de hecho 4 elementos (fuego, tierra, aire y agua), los éteres (que forman y moldean las fuerzas de la vida) y las estaciones. El color verde está en el vínculo con la naturaleza, siempre lleno de vida en cada momento.

La granja de Alessandra está situada en el bosque del territorio de Monteorsello, un territorio equilibrado lejos de los cultivos intensivos. Hay bosques y setos, fauna, un pequeño lago: en este lugar la idea es desarrollar un verdadero organismo agrícola, coherente con la visión holística de la biodinámica. Los campos son sólo una hectárea y media, pero hay agua sin el cloro del acueducto, aire no contaminado por el tráfico de la ciudad y una atmósfera libre también de campos electromagnéticos.

En el primer año Alessandra se dedicó al cuidado del suelo, para revitalizarlo restaurando microorganismos útiles. El humus para hacerlo se obtuvo con un montón biodinámico de 300 quintales con fermentación controlada, que luego se enterró.

Los primeros cultivos fueron vegetales: papas, habichuelas, frijoles, arvejas, barba de fraile, cebollas, ajo, acelgas y especialmente calabazas, una fruta muy querida por Alessandra que poseía varias variedades antiguas, hermosas para ver como se comen.

En el segundo año se hizo necesario sembrar trigo para obtener harina para el consumo familiar. El trigo sembrado, cosechado a mano y molido en piedra tuvo un rendimiento muy interesante, tanto que se decidió extender el cultivo durante los dos años siguientes.

En el futuro, Alessandra tiene previsto incluir colmenas para practicar la apicultura biodinámica, explotando el territorio de la granja con su lago como fuente de agua y proporcionando a las abejas plantas y flores aromáticas. Alessandra ya tiene dos certificados de apicultor, ahora es el momento de pasar a la práctica.

En la apicultura biodinámica, las abejas no se alimentan con azúcar, pero dejan abundantes reservas de miel para el invierno, a expensas de un menor rendimiento. No matan o cambian las reinas, se fomenta el enjambre, sin utilizar el excluidor de reinas para bloquear la cría. Las hojas de cera preimpresas no se utilizan en los marcos, porque con la producción de la cera las abejas se curan y se fortifican. La idea es, por lo tanto, producir una miel que respete el organismo de la colmena.

Además de servir a las abejas, las plantas aromáticas se cultivarán para obtener aceite esencial, y en el mismo campo también se está considerando la producción biodinámica de azafrán. Las fresas biodinámicas

se producirán en cajas de humus.

El granero incluido en la granja albergará dos vacas y dos terneros, que dispondrán de un pasto cercano, mientras que en el bosque cercado habrá un lugar para los animales de granja para los huevos y la carne. Para las gallinas la idea es la de un proyecto de huevos en el bosque.

Un pequeño invernadero permitirá la producción de plántulas de hortalizas, así como apoyar el cultivo biodinámico de hortalizas, que privilegia las variedades particulares.

Todo este proyecto está en desarrollo, en este momento Alessandra ofrece a la venta su harina de piedra y patatas, si todo va bien un paso a la vez este proyecto tomará forma, así que sólo podemos desearles lo mejor.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *