La Poda De La Granada

La granada es una planta frutal de cierto valor ornamental, gracias a sus hermosas flores de color rojo anaranjado y a sus frutos de cáscara rosa intenso que alegran el otoño. Por esta razón, la poda también desempeña un papel estético , con el fin de mantener la planta en orden, garantizarle una forma armoniosa y, por supuesto, hacer que se desarrolle sana y productiva .

Puedes elegir entre manejar la planta como un arbusto o como un arbolito , dependiendo de esto, por supuesto, cambiará algunas elecciones en la poda. Cuando se cortan las ramas de granada, como con cualquier otra planta frutal, hay que tener cuidado, trabajando con herramientas limpias, esto es importante para evitar que la planta se enferme.

Al podar la granada

La poda de producción , es decir, la poda de las plantas de granada adultas y ya productivas, se realiza hacia el final del invierno . Una de las operaciones más significativas para esta especie es la eliminación de las ventosas , ya que la granada, por su característica natural, emite abundantemente. Los chupones tienden a quitarle energía a la planta, debilitando su vigor y productividad, por lo que es importante que el árbol tenga una conformación de árbol joven y que se maneje como un arbusto. Sin embargo, las ventosas eliminadas son útiles para ampliar el cultivo de esta especie, porque sirven para la propagación de nuevos especímenes . Uno de los métodos más utilizados para la propagación de la granada, de hecho, además del corte, el retoño y la estratificación, es arraigar las ventosas para obtener nuevas plantas para plantar. Para ello es preferible elegir los jóvenes chupadores, dotados de una mayor aptitud para el arraigo, y éstos deben ser colocados en una maceta con tierra durante cierto tiempo. De esta manera se obtienen nuevas granadas con las mismas características de la planta madre. Los chupones pueden ser eliminados también durante la temporada vegetativa , así como los posibles chupones que se desarrollan de las ramas y que tienen una postura vertical.

Grupo de cría

La planta de granada puede cultivarse como arbusto o plántula y una u otra solución debe decidirse en el momento de la plantación.
En el primer caso sí sigue la tendencia natural de la planta y en consecuencia el manejo es sencillo. Hay que elegir las 3 o 4 ramas principales, y plantarlas a unos 20 cm del suelo, eliminando las otras. A partir de ellos se generan los principales tallos del arbusto, que deben estar abiertos e inclinados. Durante la fase de cría es importante garantizar esta inclinación a las ramas , posiblemente utilizando tirantes para que se abran unos 30 grados hacia el exterior. Esta astucia permite una buena penetración de la luz en el follaje, condición importante para la maduración del fruto y útil para prevenir los ataques de las cochinillas. Después, las ramas se renovarán periódicamente para asegurar una buena producción.

En el segundo caso, es decir, si se opta por la forma de arbolito , es necesario mantener un tallo bajo desde el cual se inician las ramas principales abriéndolas en forma de maceta , y todas las ramas que crecerán bajo las ramas principales a lo largo del tallo y en la base de la planta como ventosas tendrán que ser eliminadas.

Cómo podar: Criterios y cuidados

La poda de la granada no requiere intervenciones particularmente intensas, lo importante es orientar correctamente el desarrollo de las ramas para obtener un follaje equilibrado a lo largo del tiempo.

Los mejores frutos son los que se desarrollan en las ramas que crecen hacia el exterior del follaje, por lo tanto las ramas dirigidas hacia el interior deben ser eliminadas. Alternativamente, cuando todavía están tiernos, podemos dirigirlos hacia afuera usando tirantes, siempre con la debida delicadeza.

La granada da frutos en ramas de dos años de edad y las ramas que dieron frutos el año anterior deben ser renovadas regularmente con cortes de adelgazamiento . Los frutos se producen en la parte superior de las ramas , por lo que los cortes en las ramas impiden la fructificación y no se recomiendan. Sin embargo, esto tiene sentido si se observa un área desnuda del follaje, para estimular la vegetación en ese punto.

Además se deben adelgazar las ramas muy densas , al igual que las ramas secas y siempre se deben eliminar las afectadas por enfermedades . En este último caso, es importante desinfectar las herramientas utilizadas para la poda cambiando de plantas enfermas o presuntamente enfermas por otras inequívocamente sanas.

En cuanto a las otras especies de frutas, el consejo a es no exagerar : cortando demasiado, la producción será muy pobre sin ninguna otra ventaja. Sin embargo, tampoco es necesario ser demasiado ahorrativo, porque cortar demasiado poco conduce a una fructificación abundante con el riesgo de que la planta se canse excesivamente y de que algunas ramas se rompan bajo el peso de los frutos.

Las herramientas utilizadas para los cortes deben ser bien mantenidas a lo largo del tiempo, de manera que las cuchillas estén siempre en buen estado para asegurar cortes limpios y afilados, evitando la desfibración en la madera. Los cortes deben ser siempre inclinados para favorecer el drenaje de las gotas de agua que caen con la lluvia y el rocío y así evitar la putrefacción en el punto de corte.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *