El Letargo Y El Despertar De Los Caracoles

El caracol en cría debe seguir sus ritmos biológicos como lo hace en la naturaleza, esto es importante para su buena salud y en consecuencia para obtener buenos resultados en cuanto a la actividad helicoidal.

Uno de los momentos más importantes del ciclo de vida de los gasterópodos es la hibernación , es una de las mayores formas de defensa del molusco, con la que se enfrenta a temperaturas adversas.

Esiston o dos tipos de hibernación de caracoles , tanto en la helicultura como en la naturaleza: verano e invierno . Para aprender a criar correctamente debemos aprender a r conocer y respetar estos momentos, manejando así las condiciones de vida de los caracoles de la mejor manera posible. Así que vamos a tratar estos dos períodos de descanso en detalle.

Índice de contenido [Ocultar]

  • Hibernación de verano
  • Hibernación de invierno

    • ¿Qué pasa con la hibernación de invierno
    • Despertar de la hibernación

Hibernación de verano

La hibernación de verano de los caracoles suele ocurrir en agosto cuando las altas temperaturas alcanzan su punto máximo. Los caracoles se enfrentan a temperaturas muy altas, que podrían deshidratarlos y por lo tanto deben mantenerse lo más frescos posible y conservar su energía. Así que no tenemos que preocuparnos si la actividad en nuestros corrales cesa durante la época más calurosa del año, es parte del orden de las cosas y es una forma en la que los animales conservan su salud.

Esta hibernación se manifiesta por la reducción de las actividades normales de los moluscos: pastoreo, apareamiento, desove. Normalmente los caracoles y entierran hasta la mitad de sus conchas o se unen ” en racimos ” entre ellos, cerrándose herméticamente unidos entre sí. Son estrategias para mantenerse fresco, evitar que entre el calor y la humedad se escape con la evaporación. Normalmente los “racimos” se forman en los extremos del recinto.

En la helicultura es importante seguir regando a pesar de esta forma de hibernación: los gasterópodos necesitan de hecho humedad y frescura, además sin irrigación se secaría la vegetación sembrada dentro de los corrales.

El criador no debe intentar separar los caracoles en racimos, mejor l hacharlos para decidir cuando es el momento de reanudar sus actividades normales, esto suele ocurrir a principios de septiembre. La hibernación de verano, científicamente llamada ” hibernación de verano ” dura aproximadamente un mes después del cual los caracoles se ponen inmediatamente a trabajar para recuperar el tiempo perdido en términos de apareamiento y desove.

Hibernación en invierno

El segundo tipo de hibernación es el más importante y tiene lugar en invierno y dura unos pocos meses . Ya hacia mediados o finales de noviembre los caracoles comienzan a prepararse para su “largo sueño”, el período exacto depende de la zona climática en la que se encuentren los helicópteros.

Con la llegada del frío poco a poco los caracoles comienzan a desaparecer y esto es una señal para el criador de que están empezando a prepararse para la hibernación de invierno.

¿Qué pasa con la hibernación de invierno

La hibernación de invierno difiere de la hibernación de verano en que los caracoles van totalmente bajo tierra , descendiendo al menos a unos diez centímetros de profundidad. Quieren asegurarse de que están bien protegidos del frío, en particular de las heladas.

Otra protección es la de “cerrar la puerta de entrada”: después de ser enterrados forman una gruesa capa de opérculo (pátina blanca) que también tiene el propósito de sellar los mariscos en la concha y no dejar que el frío penetre. Antes de entrar en hibernación enterrando los caracoles purga completamente sus intestinos, para evitar que las heces fermenten peligrosamente durante el sueño prolongado.

La hibernación de invierno dura hasta finales de la primavera , también en este caso depende del clima: los caracoles se despiertan cuando las temperaturas son estables. Si nieva, el agricultor no tiene que preocuparse: la nieve que cae sobre el suelo es algo bueno en la helicultura, ya que una manta mantiene el suelo bajo el cual descansan los caracoles.

Este descanso es fisiológico y no es posible mantener a los caracoles despiertos de manera forzada, la hibernación invernal es necesaria para el bienestar y la vida misma de los mariscos. Por esta razón el invierno es el único período en el que no se pueden iniciar nuevas granjas de caracoles, el cultivador de hélices en este período debe asegurar el descanso y evitar un estrés innecesario a los gasterópodos, lo que sería contraproducente.

El despertar de la hibernación

Cuando la primavera deje atrás las heladas de los meses fríos, los caracoles empezarán a salir a la superficie de nuevo y la vida en la manada se reanudará.

Una curiosidad: en este período el origen del simbolismo ligado a los caracoles es claro: el caracol como bivalvo simboliza el nacimiento y la renovación, pero al mismo tiempo la lentitud. Lo vemos bien con la hibernación en la que los individuos renacen de hecho, y lo hacen con toda calma.

Una vez despierto, el caracol comienza de nuevo todas sus funciones vitales y seguramente notará un apetito no indiferente. La tarea del criador en este período en particular es nunca carecer de alimentos frescos: estamos en uno de los momentos más importantes para el crecimiento de los caracoles, que al encontrar su apetito se alimentarán vorazmente desarrollando su volumen. Si el criador quiere añadir también algunos mimos, seguro que los caracoles que acaban de despertar no dirán que no.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *