Caolín, Zeolita, Bentonita: Harinas De Roca

Las harinas de roca se utilizan ampliamente en la agricultura , especialmente en la agricultura orgánica, donde son una alternativa válida a los productos fungicidas e insecticidas para el jardín y la huerta.

Estas harinas o polvos son minerales hechos finamente de forma mecánica , funcionan como una especie de obstáculo mecánico a la acción nociva de algunos parásitos, sin causar efectos secundarios negativos en el medio ambiente y por esta razón pueden ser utilizados para el cultivo natural.

Veamos cuáles son las harinas de roca más comunes para uso agrícola , cómo elegirlas y cuáles son las mejores formas de utilizarlas aprovechando al máximo el huerto y la huerta orgánica. En particular, nos centramos en el caolín , la zeolita y la bentonita , que son los tres polvos minerales más utilizados que pueden ser más útiles.

Índice de contenido [Ocultar]

  • Caolín
  • Zeolita
  • Bentonita
  • El uso del polvo de roca en la agricultura orgánica

Caolín

El caolín es un mineral de origen sedimentario que se dispersa fácilmente en el agua. Está compuesto principalmente de aluminio y silicio y tiene el aspecto de un polvo blanco químicamente inerte.

Regar las plantas diluidas en agua funciona como repelente para muchos insectos, porque una vez que la solución se seca, forma una pátina blanquecina uniforme en la vegetación, lo que hace más difícil que los insectos reconozcan la planta. Aunque los parásitos lo reconozcan y se acerquen a él, entonces sus movimientos, actividad trófica y ovideposición se ven obstaculizados y, por lo tanto, en la práctica su posibilidad de daño se reduce.

El caolín es especialmente eficaz en la defensa contra los siguientes insectos nocivos:

  • Mosca del olivo
  • Psila del peral
  • Psila de manzana
  • Fruta Moscú
  • Mosca de la Cereza
  • Vectores del virus de los áfidos, como el mosaico del pepino.

También tiene cierto efecto protector contra la cochinilla del olivo (Saissetia oleae), contra la costra y el fuego bacteriano de las pumáceas, contra los caracoles y algunos lepidópteros, contra la podredumbre apical del tomate y, en parte, también contra el temido bicho asiático (Halyomorpha Halys). Por último, se ha observado que los olivos tratados con caolín han producido aceites de mejor calidad.

Dado el mecanismo de acción del caolín, es importante rociarlo sobre las plantas antes de la presencia de parásitos, porque su efecto es esencialmente preventivo. Podemos considerar un 5% de los frutos afectados como el umbral medio de intervención, y no esperar a que la infestación se extienda antes de utilizar esta harina de roca.

El defecto que presenta el caolín, aunque no es un defecto intrínseco sino que está vinculado a las condiciones ambientales, es que con la lluvia se aleja de la vegetación y su eficacia se aniquila, por lo que hay que repetir el tratamiento.

Las dosis de caolín varían de 2 a 5 kg de harina de roca por hectolitro, lo que se traduce, en la práctica de pequeñas superficies o pocas plantas a tratar, en 20-50 gramos/litro de agua o, si se prefiere tener una bomba de caolín de capacidad media, 300- 750 gramos/15 litros.

Una aclaración: el recubrimiento del follaje con caolín no impide la fotosíntesis de la clorofila, refleja la luz y ofrece la ventaja adicional de reducir la temperatura entre el follaje. Esto protege a las plantas del exceso de sol, una ventaja que puede encontrarse, por ejemplo, en los pimientos, que son muy susceptibles a las quemaduras solares y para los que se puede utilizar el caolín específicamente para este fin.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *