Creciendo Sin Arar: De Los Nativos Americanos A La Permacultura

La agricultura industrial moderna se basa en el uso de vehículos pesados para arar los campos y de herbicidas para controlar las malas hierbas.

Esta es una visión propia de nuestra cultura, en la que el hombre quiere tener el control total del campo cultivado e interviene para eliminar todos los factores externos. El arado pone el terrón al revés y empobrece el suelo, mientras que la naturaleza es capaz de activar una formidable máquina de biodiversidad. Donde los microorganismos y las transformaciones tienen como objetivo preservarlo y mantenerlo permanentemente fértil.

Índice de contenido [Ocultar]

  • Agricultura de los pueblos indígenas de América del Norte
  • Críticos del arado

    • Faulkner y la locura del granjero
    • Russel Smith: conservación del suelo
    • Ruth Stout: haciendo el huerto sin dolor de espalda
  • Masanobu Fukuoka y Bill Mollison

Siglos de arar y desherbar nos han acostumbrado a pensar que no hay alternativa, de hecho estas técnicas no son necesarias para cultivar, de hecho, sólo son inconvenientes. Otras experiencias lo demuestran, desde los nativos de América del Norte, hasta la agricultura natural de Masanobu Fukuoka y la permacultura, pasando por precursores como Falukner, Russel Smith y la muy simpática Ruth Stout.

La agricultura de los pueblos indígenas de América del Norte

En la segunda mitad del siglo XVIII, cuando los europeos trajeron su agricultura a América del Norte, no conocían las técnicas agrícolas y los estilos de vida de los pueblos nativos. Consideraban que su agricultura era atrasada, aunque los nativos no tenían problemas particulares para encontrar alimentos y el entorno natural donde vivían parecía intacto. Los occidentales vieron grandes riquezas a ser explotadas en el Nuevo Mundo, e incluso los más bien intencionados (como los cuáqueros) convencieron a los nativos de que los métodos agrícolas europeos eran convenientes.

Los Hou de no sau nee y los Séneca están entre los grupos que han logrado preservar más información sobre sus antiguas tradiciones agrícolas. First People Worldwide, una organización que financia proyectos de desarrollo de comunidades locales en todo el mundo, ha identificado los cuatro principios de las sociedades tribales:

  • La comunidad es esencial para la supervivencia.
  • La existencia se basa en el equilibrio y la armonía.
  • La naturaleza es una fuente de conocimiento.
  • Sostenibilidad y resistencia.

Según estos principios, las técnicas de cultivo de los nativos americanos eran muy diferentes a las nuestras. Consistían principalmente en sembrar, transplantar e injertar. Los espacios para los huertos se obtuvieron haciendo incisiones circulares en los árboles del bosque, de esta manera los árboles perdieron sus hojas y se crearon parterres elevados para el cultivo de vegetales, enriqueciéndolos con desechos vegetales y animales, hojas y suelo adicional del bosque. Después se abandonó la zona para que se recuperara espontáneamente. Las cosechas eran muy abundantes, consistentes principalmente en maíz, frijoles y calabazas. Estos trabajos los realizaban normalmente las mujeres mientras los hombres se ocupaban de la caza y la pesca. Las actividades de recolección y uso de la vegetación natural también eran muy importantes para estas personas que tenían un vasto conocimiento de las plantas silvestres.

Según los informes de los boletines americanos, como los de la batalla Clinton-Sullivan, el ejército americano dijo que encontraron muchos campos de maíz, frijoles y calabazas y grandes huertos. Sus informes describen cómo destruyeron millones de sacos de grano en 1779 y se quedaron desconcertados por la producción agrícola de esa región.

Tenemos pruebas de cómo los cuáqueros, en 1790, se ofrecieron a enseñar nuevas técnicas agrícolas a los nativos americanos cerca de las orillas del río Allegany. La agricultura europea se distinguió por limpiar completamente el suelo antes de cultivarlo. El objetivo era la simplificación orgánica: “lo único que debe permanecer en un campo de coles es la col”. Sin embargo, este proceso les ha causado muchos problemas.

Al principio, este tipo de agricultura estaba bien porque tenía lugar en tierras naturalmente fértiles que, por definición, nunca habían sido aradas antes. Los rendimientos fueron ligeramente más altos. Sin embargo, no se consideró que se necesitara una gran cantidad de trabajo y también de ganado para arar y mantener el campo limpio. Así que fue necesario usar la tierra para el pastoreo de los animales o para el forraje. Cuando se aran los campos, la fertilidad disminuye inmediatamente y hay que reintroducir constantemente las sustancias necesarias, por lo que el compostaje también requería mucho trabajo. A partir de entonces, muchos hombres, en lugar de cazar y pescar, se dedicaron a la agricultura, no tanto porque el trabajo era más pesado sino porque había aumentado considerablemente.

Todavía hoy, las intervenciones posteriores a la labranza de la tierra implican el uso de fertilizantes químicos, pesticidas, herbicidas y maquinaria complicada y cara, generando contaminación, produciendo alimentos agotados y reduciendo la biodiversidad vegetal y animal.

Fukuoka, el padre de la agricultura natural, también dijo que el primer error es cuando se ara la tierra.

Críticas de la arcilla

Faulkner y la locura del granjero

Incluso antes de las publicaciones de los más famosos Fukuoka o Bill Mollison, otros criticaron el sistema basado en el arado de la tierra a gran escala. Edward H. Faulkner en 1943 desafió las convenciones comunes con bastantes dificultades. Era un divulgador agrícola bien establecido con una licenciatura en agricultura del Cumberland College, inicialmente no pudo encontrar un editor para su libro Plowman$0027s Folly. Finalmente Oklahoma Press decidió publicar su trabajo, lo que provocó un debate sin precedentes entre los académicos en el campo y más allá, el libro provocó una gran reacción y en menos de un año tuvo ocho reimpresiones y 250.000 copias vendidas. Faulkner había tocado un nervio, para él arar era antinatural y destructivo, escribió:

Desde cierto punto de vista, hemos creado los problemas actuales relacionados con el suelo precisamente por el dudoso placer de resolverlos. Si no hubiéramos ido inicialmente en contra de la ley de la naturaleza al arar el suelo, podríamos haber evitado los problemas y también los esfuerzos para resolverlos, que son costosos tanto económicamente como en términos de tiempo. (…) También habríamos evitado la erosión, la acidificación del suelo, el aumento de las inundaciones, el descenso de los acuíferos, la desaparición de la fauna y la flora, el endurecimiento y la impermeabilidad del suelo.

Estas tesis crearon mucha disensión, numerosas publicaciones salieron para contradecirlo pero también tenía algunos partidarios: las tormentas de arena de los años treinta, causadas por las técnicas de agricultura intensiva promovidas por el gobierno, todavía estaban bien presentes en la memoria de la gente. Las ideas de Faulkner también fueron apoyadas por Hugh Bennet, un experto en conservación de suelos, y parte del público se puso de su lado. La revista Time calificó el debate como “la confrontación más candente sobre temas agrícolas desde que el tractor desafió por primera vez al caballo”. En aquellos años los Estados Unidos de América estaban en medio de la Segunda Guerra Mundial y prevalecía la ortodoxia, el debate sobre estos temas y la popularidad de Faulkner pronto se olvidaron.

Russel Smith: conservación del suelo

Unos años más tarde, J. Russel Smith, un defensor de la conservación del suelo, también publicó un libro a favor de la no labranza. Cultivos arbóreos: una agricoltura permanente se publicó por primera vez en 1953 y se centra en particular en lo que sucede cuando se cultivan tierras en pendiente.

Smith también vio el arado como la causa de muchos problemas, pero mientras estas técnicas se llevaran a cabo en el fondo del valle era todavía aceptable. Se centró en la erosión a la que se somete la tierra inclinada después de arar, le hizo sangrar el corazón ver las otrora fértiles y verdes colinas de China reducidas a desiertos arenosos y con grava surcados por profundos barrancos. Smith viajó mucho, documentando tanto los graves trastornos causados por algunas técnicas agrícolas como algunos casos de buena adaptación ambiental por parte de la agricultura.

Ruth Stout: haciendo el jardín sin dolor de espalda

Fotos de la granja del hilo de paja

Otro testimonio a favor de no arar la tierra nos llega de una encantadora mujer llamada Ruth Stout. Era una horticultora que, a su manera, se las arregló para poner en práctica prácticas para reducir al mínimo el trabajo en el jardín y en la huerta, mantuvo una columna sobre Jardinería Orgánica y escribió muchos libros, entre ellos How to have a green thumb without an paining back (1955), el libro de jardín sin trabajo de Ruth Stout (1973), I$0027ve always done it my way (1775).

En estos libros cuenta, a su manera ligera e ingeniosa, cómo fue capaz de cultivar un huerto para dos personas durante todo el año, cuidar de varios parterres, editar una columna cada semana, contestar muchas cartas, hacer las tareas domésticas y cocinar… ¡no haciendo ninguna de estas cosas después de las 11 de la mañana!

Sus técnicas de horticultura se basaban principalmente en el uso de mantillo orgánico, en gran parte. Prefería el heno, aunque también usaba paja, hojas, residuos de cocina, agujas de pino, hierbas, etc. Cuando el mantillo cayó como resultado de la lluvia o de los procesos de descomposición, añadió más. Stout también creía que no había necesidad de palear, usar cultivos de cobertura, desherbar, regar o pulverizar diversas sustancias.

Masanobu Fukuoka y Bill Mollison

Masanobu Fukuoka fue un granjero japonés que cultivó cereales, frutas y verduras en su granja durante 50 años sin haber arado nunca la tierra. Con sus técnicas de cultivo natural fue capaz de restaurar el equilibrio en su tierra, creando un ambiente donde la vegetación espontánea y las plantas cultivadas estaban en contacto y en equilibrio, ni siquiera necesitaba fertilizar, extinguir las malas hierbas o utilizar productos químicos.

Fotos de la granja del hilo de paja

En 1975 publicó su primer libro La revolución del hilo de paja en el que explicaba los principios de la agricultura natural, las técnicas que utilizaba y su filosofía de vida. El libro fue un gran éxito y desempeñó un papel muy importante en la inspiración de muchos agricultores que hoy en día siguen sus principios con éxito.

En el decenio de 1970, otro movimiento de agricultura alternativa comenzó a expandirse desde Australia, donde nació.

En 1978 Bill Mollison y David Holmgren publicaron el primero de sus libros Permaculture One. La permacultura es un sistema de diseño basado en la observación y la comprensión de los sistemas naturales. Trata de integrar la actividad humana en los procesos naturales centrándose en recursos como el agua y el suelo, promoviendo la resistencia y la estabilidad en los ecosistemas naturales.

Por eso no han llegado prácticas como la labranza a gran escala. En la permacultura, los cultivos son muy diferentes dependiendo de las necesidades, el clima y el suelo, pero también de la distancia de la casa. Hay varias “zonas” diseñadas, las más cercanas a la casa/granja están mejor cuidadas, con sistemas de irrigación y control de malezas (uso de mantillo), mientras que a medida que se aleja de la zona central, se deja espacio para huertos, cultivos silvestres y semisalvajes.

Este tipo de sistema tiene como objetivo la autorregulación y la autonomía alimentaria y es muy eficiente desde el punto de vista del uso de la energía y los recursos, por lo que, como en el caso de Fukuoka y Stout, podemos deshacernos de muchas prácticas innecesarias. La permacultura se ha convertido en la alternativa más extendida y eficaz a la agricultura industrial, su enfoque basado en el diseño ha tenido mucho éxito también porque ha sido capaz de integrar con el tiempo las ideas de Fukuoka y las de la agricultura sinérgica de Emilia Hazelip.

La permacultura, a diferencia de la agricultura industrial, puede adaptarse a territorios y situaciones y es un buen candidato para resolver algunos problemas ambientales de nuestro tiempo y para redescubrir una agricultura sana, libre de pesticidas, herbicidas y otros productos químicos.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *