¿Por Qué Rompes Las Granadas

Un problema muy frecuente para el granado es la división del fruto, aquellos que tienen esta planta en su huerto probablemente ya la han experimentado al menos una vez: los daños van desde una simple grieta a lo largo de la superficie de la piel hasta verdaderas hendiduras, que revelan el interior y prácticamente llegan a la división del fruto.

No se trata de una enfermedad de las plantas, sino de una fisiopatía trivial , es decir, un problema debido a condiciones ambientales adversas.

Las causas de la ruptura de la cáscara externa pueden ser varias, en la mayoría de los casos debido al clima o a la presencia de agua en el suelo. Intentemos en este artículo entender mejor por qué a veces las granadas todavía se abren en la planta.

¿Cómo es que divides la fruta

Normalmente los frutos se rompen debido a un exceso de agua o demasiada humedad. También la falta de agua podría causar grietas en la piel de la granada en maduración, pero es más raro que esto ocurra.

Por otra parte, este frutal en estado silvestre se encontraría en zonas de clima cálido, desplazándolo hacia el norte para cultivarlo en Italia, sobre todo en las zonas septentrionales de nuestro país, lo sometemos a otoños fríos y húmedos que no serían adecuados, por lo que puede tener problemas debido al clima.

Evitar la división de la granada

Cuando llegan las fuertes lluvias otoñales, no siempre es posible correr para cubrirse y evitar que las granadas se agrieten: como los árboles están al aire libre, no hay forma de sacarlos de la lluvia. La fruta también se agrieta debido a la humedad del aire y el estancamiento, por lo que hay dos trucos triviales que pueden reducir los problemas:

  • Asegurarse de que el suelo tenga un drenaje adecuado . Si el huerto está en pendiente, el agua de lluvia suele fluir de forma natural, de lo contrario hay que pensar en los canales de drenaje para evitar que se estanque en el suelo bajo la planta.
  • Presta atención a la irrigación. Si se moja la planta, hay que hacerlo con cuidado, sólo en tierra seca y preferiblemente con un sistema de goteo. Sin embargo, el suelo debe ser humedecido para que no se seque completamente.

Aquellos que cultivan granadas en macetas pueden obviamente llevar la planta a refugiarse en épocas de fuertes lluvias y controlar el suministro de agua mediante el riego, de esta manera el problema de las grietas se resuelve a menudo.

Aparte de eso, no hay mucho más que se pueda hacer para salvaguardar las granadas en caso de fuertes lluvias. Afortunadamente, el agrietamiento de la piel no compromete la bondad del fruto interior, por cu las granadas partidas pueden ser consumidas sin problemas. Si la rotura de la piel es limitada se puede intentar llevarlos a la madurez en el árbol, si las grietas son importantes es mejor atraparlos, de lo contrario terminan pudriéndose o siendo presa de insectos y aves.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *