Cómo Podar El Kaki O El Caqui

El caqui es un árbol de crecimiento lento pero muy longevo, y es capaz de alcanzar una altura de 10 metros y más. Además de ser una especie productiva, también tiene su propio valor ornamental gracias a su hermoso follaje globular y al aspecto de sus hojas, que al principio son de color verde brillante y luego se vuelven amarillas y rojas en otoño.

El tronco del árbol de caqui tiende a ser recto, con corteza gris oscura y grietas irregulares, mientras que las ramas y los ramos son más bien frágiles y tienden a romperse en caso de viento y carga excesiva de frutos.

El caqui fructifica en las ramas del año , que se originan de yemas mixtas, por lo que al podar hay que tener en cuenta esta peculiaridad y actuar con criterios un poco “diferentes a los válidos para la fruta de hueso y la fruta de pepita”.

Al podar el caco

Hacia el final del invierno se realiza un raleo de las ramas, útil para adelgazar el follaje y permitir una buena iluminación en su interior, una astucia importante para limitar la caída de los pequeños frutos y obtener frutos de buen tamaño.

Las cubiertas iluminadas y ventiladas también son menos susceptibles a los ataques de la cochinilla, que prefieren ambientes densos y sombreados. Al tener que elegir las ramas a guardar para la fructificación, es bueno preferir las cortas , que son más manejables y presentan menos riesgo de rotura.

En verano es posible actuar sobre el verde quitando las ventosas, las ramas que crecen verticalmente de las ramas, mientras que las ventosas de la raíz son muy raras en caqui y por lo tanto casi no hay necesidad de quitarlas.

Grupo de cría

La forma de cultivo más adecuada para el caqui es la maceta , que se obtiene fijando la poda desde el momento de la plantación. Cuando se planta, el joven retoño parece una vara sin ramas, que debe ser cortada a unos 70-80 cm del suelo para estimular la formación de brotes laterales. Para fomentar el crecimiento recto de la varilla, se coloca un poste a su lado como refuerzo, al que se une no demasiado fuerte.

En la primavera siguiente, se eligen 3 o 4 brotes entre los equidistantes, orientados en diferentes direcciones en el espacio y mejor formados, y éstos se convertirán en las ramas principales del caqui, mientras que los otros brotes se eliminan con el corte. Más tarde, si las ramas del caqui muestran un ángulo demasiado estrecho con respecto al tronco, deben ser ampliadas con separadores o ligaduras, para que permanezcan bien abiertas como requiere la conformación en forma de maceta.

Al año siguiente las ramas se cubrirán a su vez con brotes que evolucionarán en ramas y por lo tanto será útil iniciar un ligero adelgazamiento y proceder a la eliminación de las primeras ventosas verticales. Estas prácticas tendrán que realizarse regularmente en los años siguientes según sea necesario para obtener un árbol hermoso.

Cómo podar: Criterios y cuidados

Además de la peculiaridad de fructificar en las ramas del año , otra característica a tener en cuenta es que en el caqui no hay autopolinización y en ausencia de variedades polinizadoras la especie fructifica por partenocarpia, es decir sin fecundación. Esto determina una caída de pequeños frutos , a menudo incluso abundantes, que la poda debe tener en cuenta, dejando una buena carga de brotes fértiles.

Debido a esta cascada natural, a diferencia de otros árboles frutales no es útil adelgazar el caqui . Sin embargo, esta excepción no se aplica si hay otra variedad de caqui que permite la fertilización regular de las flores.

Por suerte el caqui tolera los cortes de reforma , que se hacen en caso de necesidad, porque su madera es bastante resistente a los ataques de hongos.

Si se observa una zona de dosel particularmente desnuda, puede ser útil estimular la vegetación mediante la poda de las ramas durante la poda de invierno . Como los brotes fértiles están en su porción apical, esto evita la producción de frutos en beneficio del crecimiento vegetativo.

Como para todas las demás especies de árboles frutales, también es útil eliminar siempre las ramas secas y las enfermas , a fin de evitar la propagación ulterior de la patología en otras partes de la planta. En estos casos siempre es aconsejable desinfectar las herramientas de corte al pasar de las plantas enfermas a las sanas. Los cortes deben estar siempre limpios , nunca desfibrados, por lo que hay que asegurarse de que las cuchillas de las tijeras funcionen bien y sean afiladas.

Además, por regla general, no hay que exagerar nunca con la poda , y para esta especie en particular, porque se correría el riesgo de no tener ninguna producción y de ver en su lugar una abundante emisión de jugos.

Por último, la poda tiene por objeto mantener la forma deseada , en este caso en forma de maceta, y evitar que algunas ramas se eleven demasiado. Esto permite cosechar los frutos principalmente del suelo, al menos durante los primeros años.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *