Jardín Biodinámico: ¿qué Es La Agricultura Biodinámica?

Entre todos los métodos para cultivar el huerto de forma natural, el biodinámico es sin duda uno de los más interesantes y consistentes. Mi obstinado escepticismo sobre el efecto de las influencias lunares y cósmicas me ha mantenido siempre alejado de esta disciplina, pero desde hace algunos años observo con envidia el hermoso jardín de un querido amigo. Aquí todo crece sano y lozano sin el uso de productos que no sean preparaciones biodinámicas.

Durante mucho tiempo quise profundizar y escribir un artículo sobre la biodinámica, no practicando esta disciplina que siempre he temido hablar fuera de turno. Así que me puse en contacto con la asociación de agricultura biodinámica, pidiendo “apoyo técnico” y me puse en contacto con Michele Baio, agricultor biodinámico, consultor y formador. Michele me ayudó a centrarme en los puntos más importantes de esta fascinante práctica agrícola y nos dio el material que encontrará en este y en los siguientes artículos.

De hecho, de esta colaboración nació la idea de un ciclo de artículos, para tratar de comprender juntos lo que es la biodinámica, empezando a conocer sus principios básicos. Aquí sigue nuestro primer episodio: una introducción general y dos líneas de historia, seguidas de otros posts para profundizar en varios aspectos de esta disciplina.

Obviamente leer en internet no es suficiente, recomiendo a aquellos que quieran hacer un jardín biodinámico, o incluso saber más, que asistan a un curso.

Puede solicitarse más información en el sitio web de la Asociación de Agricultura Biodinámica y en la sección de Lombardía o puede escribirse a estas direcciones: michele.baio@email.it y lombardia@biodinamica.org.

Práctica de la agricultura biodinámica

Para explicar lo que es la biodinámica, Michele Baio propone una comparación con la medicina: así como el médico tiene como objetivo cuidar el cuerpo del paciente y mantenerlo sano, de la misma manera el agricultor biodinámico tiene que cuidar la tierra. La vida del suelo se compone de una gran complejidad: miles de bacterias, microorganismos e insectos, cuyo trabajo incesante permite todos los procesos naturales.

Podemos ver todo este conjunto vital como un organismo, donde cada elemento es parte de un todo y hasta el más pequeño componente juega un papel valioso. En este contexto, los preparados para el cuidado del suelo son como medicinas, útiles para prevenir y curar las enfermedades de la tierra.

Sin embargo, hay que tener cuidado de no utilizar drogas con efectos secundarios, como el azufre, el cobre o el piretro, que pueden, en un principio, resolver los problemas del jardín, pero que siguen siendo venenos liberados en el medio ambiente. Con este tipo de tratamiento no sólo se golpea al parásito o a la enfermedad que se quiere combatir: inevitablemente se matan muchos insectos y microorganismos útiles, empobreciendo el ecosistema de partes importantes. Cuanto más consiga mantener un ambiente sano, menos venenos tendrá que utilizar el cultivador, un círculo virtuoso que, si se aplica bien, elimina por completo el uso de productos nocivos.

La biodinámica investiga minuciosamente los efectos de cada sustancia y rechaza el uso de cualquier cosa que pueda ser venenosa para el suelo. El azufre, el cobre y el piretro ya mencionados son de origen natural, pero esto no es suficiente: la piretrina, por ejemplo, se obtiene de una flor pero mata abejas. Además, no hay ningún producto en el mercado completamente basado en Piretro natural, el costo sería imposible. Los preparados biodinámicos mantienen la vitalidad del suelo, al igual que en el compostaje biodinámico el objetivo es proporcionar alimento a todos esos ayudantes invisibles responsables de la salud del suelo.

El cultivo biodinámico también se caracteriza por un escaneo preciso del tiempo: la siembra, el transplante, el procesamiento y la cosecha se establecen de acuerdo con la posición de la Luna, el Sol y los planetas. Dos calendarios agrícolas biodinámicos pueden servir de orientación: el calendario de Maria Thun (editorial antroposófica) y el calendario de siembra y elaboración de Paolo Pistis (editorial La Biolca).

Historia de la biodinámica: algunos asentimientos

La biodinámica nació en 1924 en Koberwitz: varias granjas y grandes terratenientes notaron una disminución en la calidad de los cultivos agrícolas: pérdida obvia de sabor y de la capacidad de preservar las verduras. Estas granjas le pidieron a Rudolf Steiner que impartiera un curso al que asistieron 320 personas, estableciendo grupos de trabajo para crear un nuevo método agrícola. Comienzan a experimentar en 30 granjas, con la granja de Koberwitz, que se extendía por más de 5.000 hectáreas, como líder. A partir de estos primeros puntos de difusión se extenderá por todo el norte de Europa. La Alemania nazi se opondrá mucho al movimiento antroposófico prohibiendo la agricultura biodinámica, muchos de los empleados de Steiner se ven obligados a expatriarse, difundiendo el método en varias partes del mundo.

En Italia la agricultura biodinámica comenzó a germinar en 1946 cuando, al final de la guerra, los primeros pioneros fundaron la Asociación de Agricultura Biodinámica. En los años setenta, la biodinámica comenzó a ser discutida un poco más ampliamente: Giulia Maria Crespi compró la Cascine Orsine di Bereguardo, donde creó la primera escuela italiana de agricultura biodinámica. En Rolo Gianni Catellani se forma la cooperativa “La Farnia”, se inician los cursos de formación, nacen las primeras granjas biodinámicas,

Hoy en día la Biodinámica se aplica en unas 5000 granjas italianas de todos los tamaños, desde granjas familiares hasta las de cientos de hectáreas y cabezas de ganado donde trabajan 30 personas. Por ejemplo, Cascine Orsine y Fattorie di Vaira, que son demostraciones tangibles de una buena biodinámica aplicada extensamente.

Ejemplos notables de aplicación del método biodinámico en grandes superficies se pueden ver en Australia, donde se cultiva una superficie igual al Valle del Po, también en Egipto la cooperativa Sekem cultiva 20.000 hectáreas dando trabajo a 1400 personas.

Las motivaciones que dieron origen a la biodinámica en 1924 son más actuales que nunca: hoy en día, con la agricultura moderna y la industria alimentaria, se producen alimentos cada vez menos nutritivos. Los estudios muestran que en los últimos 20 años ha habido una disminución del 40% en la presencia de muchos nutrientes (proteínas, vitaminas, calcio, fósforo, hierro, …).

Se necesita una nueva agricultura que siga siendo capaz, como hasta hace unas décadas, de producir alimentos no sólo sabrosos sino con un alto contenido de ingredientes activos beneficiosos, capaces de mantener al ser humano sano. Cada uno, a su manera, puede contribuir simplemente al cultivo de su jardín, cuidando la tierra como enseña la biodinámica.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *