Sembrando Espinacas En El Jardín

Las espinacas (spinacia oleracea) son un cultivo muy útil para sembrar en el jardín, ya que se conforman con posiciones parcialmente sombreadas y tienen un período de cultivo muy amplio: pueden poblar los parterres en varios períodos del año, desde la primavera hasta el invierno, ya que soportan muy bien las heladas.

La planta se monta en semilla al final de su ciclo de cultivo, pero cuando se mantiene en el jardín para obtener los vegetales se cosecha antes de que forme la flor. Si quieres conseguir las semillas de espinaca, tienes que dejar que formen los tallos desde el centro de la cabeza y dejar que se produzca la polinización. En tiempo muy caluroso, la espinaca sufre y tiende a acelerar el proceso de floración.

Vale la pena aprender el período correcto y cómo sembrar esta planta hortícola, para poder aprender a hacerlo y empezar a cultivar espinacas de la manera correcta.

Índice de contenido [Ocultar]

  • El momento adecuado para sembrar espinacas

    • En qué luna se siembra
  • Cómo sembrar
  • Indicado sexto de la instalación
  • Preparación del suelo

El período adecuado para la siembra de espinacas

La espinaca es un vegetal con un período de siembra increíblemente largo, ya que resiste muy bien el frío. Germina a temperaturas de 12 grados y está bien cuando el termómetro indica 15, tiene un ciclo bastante rápido, llegando a la cosecha en sólo 45 o 60 días después de la siembra. Para estas características lo ideal es sembrar espinacas en primavera, con el objetivo de cosecharlas antes del verano, o sembrarlas después del calor del verano para una cosecha de otoño o invierno.

Los meses más adecuados para la siembra son, por lo tanto, marzo, abril y mayo, luego agosto, septiembre y octubre. Cuando el clima lo permite, también se puede sembrar en febrero y noviembre, mientras que en las zonas frescas en junio y julio.

En qué luna se siembra

Dado que la espinaca es una hortaliza de hoja que debe ser cosechada antes de ser montada en la semilla, teóricamente debe ser sembrada en la luna menguante, esto debe retrasar la formación de flores y semillas, con ventaja para las hojas.

Seguir la luna en la siembra es una tradición consolidada en la agricultura desde hace siglos, pero no tiene pruebas científicas, por lo que todo el mundo puede decidir si seguir las fases de la luna o sembrar espinacas sin mirar la luna.

Cómo sembrar

La semilla de espinaca no es grande pero tampoco pequeña, es una pequeña bola que se puede poner fácilmente de forma individual. Un gramo de semilla puede contener unas cien semillas.

Teóricamente, las espinacas pueden colocarse tanto en el semillero como en el suelo, pero en general es preferible sembrarlas directamente, lo que ahorra mucho tiempo, ya que no se necesita una atención especial para reparar las plántulas de posibles noches frías.

La operación de siembra comienza con la preparación del suelo, que detallaremos más adelante. Para acomodar las semillas debe estar bien nivelado y ajustado con azadón y rastrillo. En el semillero vamos a trazar los surcos, la semilla debe tener unos 1,5 cm de profundidad, por lo que un rastro poco profundo es suficiente. Luego ponemos las semillas en el surco a la distancia correcta, puedes ayudarte con una hoja de papel doblada por la mitad, y luego cerrar compactando la tierra sobre las semillas presionándola con las manos.

Una vez terminada la siembra, es necesario regar, operación que se repetirá con constancia hasta que las plantas estén bien formadas.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *