Un Jardín Resistente Con Biodiversidad

La agricultura orgánica renuncia a muchos productos agrofarmacéuticos y plaguicidas , que en la agricultura tradicional se utilizan para “resolver” diversos problemas, a menudo relacionados con la presencia de parásitos y la aparición de enfermedades de las plantas.

Dar este paso no significa renunciar a obtener vegetales saludables, sino simplemente cambiar de enfoque .

Un huerto orgánico debe ser resistente para funcionar bien , es decir, capaz de hacer frente a los problemas con sus propios recursos y de reaccionar ante los imprevistos. Podemos tomar los ecosistemas naturales como modelo para ver cómo la biodiversidad es importante para la salud de nuestros vegetales. En este artículo descubriremos la importancia de una huerta diversificada.

Las ideas de Darwin

El 24 de noviembre de 1859 es una fecha importante en la historia de las ciencias naturales. Se publicó un libro de gran impacto para la interpretación humana de la naturaleza. “El origen de las especies ” de Charles Darwin fue debatido en su época, y lo sigue siendo hoy en día, por mucha gente que no lo entendió en su momento y así es hoy en día.

En su teoría sostenía que existe una especie de ley que da forma a las formas de vida en este planeta, expresada por ese conocido e incomprendido término de ” selección natural “. Para expresarlo de forma muy simple: se elige el organismo más adecuado en ese momento para llevar a cabo la vida en ese entorno particular. “Esta selección elimina todo lo que no es necesario” uno podría pensar, pero no es así.

Esta selección tiene lugar, y puede tener lugar, única y exclusivamente porque actúa sobre una gran variedad de temas diferentes. Es cierto que el más adecuado es el “favorecido”, pero se “favorece” momentáneamente, localmente y de manera no exclusiva la mayoría de las veces. Esto se debe a que la vida para evolucionar tiene una enorme necesidad de diversidad , esa variedad de elementos sobre los que llevar a cabo la selección. La vida misma ha seleccionado la biodiversidad para progresar. Los que estudian la genética saben de cuántas maneras los organismos tienen que revolver su genoma en el momento de la reproducción. La vida ha sido capaz de utilizar esa aleatoriedad, dada por los eventos que cambian las cosas (por ejemplo, la radiación solar que genera mutaciones) transformándola en un recurso creativo infinito . La inteligencia de la naturaleza es ilimitada y siempre nos sorprenderá. Pero, ¿qué lección podemos aprender de este discurso?

La diferencia es una riqueza

La diversidad es la única riqueza real , esto es cierto para casi todos los contextos y nuestro jardín no es una excepción . La biodiversidad, como hemos visto, significa la capacidad de adaptarse, la capacidad de hacer frente de forma autónoma y de resistir lo inesperado!

Sabemos que la agricultura industrial a gran escala no sigue mucho estos principios “naturales”, afortunadamente en nuestro jardín tenemos la oportunidad de hacer lo que queremos, sin estar atados a la lógica del mercado.

Cómo promover la biodiversidad en el jardín

Así que aquí hay algunos consejos para promover la biodiversidad.

  1. Diversificar los cultivos : al sembrar o transplantar nuestros vegetales tratamos de no hacer grandes parcelas con una sola variedad. Esto hace que el vegetal sea fácilmente atacado por las plagas. Es posible hacer uso de las ” asociaciones ” es decir, aquellas combinaciones de plantas que van bien juntas y se ayudan mutuamente.
  2. Dejar zonas de vegetación espontánea cerca del jardín puede ser útil y tendrá muchas funciones: enriquecerá el suelo con materia orgánica para los años siguientes, atraerá a los polinizadores e insectos útiles y, si tiene suerte, producirá alimentos. Muchas “malas hierbas” suelen ser comestibles y nutritivas, otras tienen varias propiedades útiles.
  3. Planta flores y plantas que atraigan a los polinizadores para que puedas servir bien a tu jardín y a todo el entorno.
  4. Cuidado del suelo , ya hemos tratado en otros artículos la importancia de la diversidad biológica en el suelo, tanto en lo que respecta a animales como insectos y lombrices de tierra, como en lo que respecta a microorganismos. Desde este punto de vista, es importante interferir en el suelo lo menos posible, y cada vez que se ensucia mucho el suelo o se utilizan productos químicos sintéticos, se alteran los equilibrios biológicos del suelo, por lo que estas prácticas deben reducirse al mínimo. Además, ya hemos visto cómo en los suelos degradados podemos intervenir con EM y micorrizas, también recordamos que un buen abono maduro es una excelente fuente de organismos vivos para nuestro suelo.
  5. Utilizas semillas que garantizan la diversidad y la reproducibilidad genética (no híbridos F1), además este discurso es extenso y acabamos de tratarlo por separado en dos artículos, qué son las semillas híbridas y qué problemas traen a la agricultura.
  6. Preservar las formas de vida utilizando fertilizantes y tratamientos biológicos que no reduzcan demasiado la biodiversidad. Hay pesticidas que estimulan las defensas de la planta y del ecosistema en lugar de actuar directamente sobre el parásito o son productos que no dañan el resto del medio ambiente. Hay que tener cuidado aquí, en la agricultura orgánica, se permiten tratamientos como el piretro (insecticida) y el sulfato de cobre (fungicida) que, aunque son orgánicos, tienen grandes repercusiones en la biodiversidad. Siempre te invitamos a n no confiar sólo en la etiqueta en estos casos.

Digamos que estas prácticas también se pueden ver a través de su negativo: no trabajar la tierra, no extinguir las malas hierbas y no usar productos químicos sintéticos. Sucede que estos son algunos de los principios de la agricultura natural, también conocida como agricultura no contaminante. De hecho, la naturaleza genera espontáneamente la diversidad que necesitamos.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *