Spinosad: Insecticida Biológico

Cultivar en agricultura orgánica no significa renunciar a defender las plantas de los ataques de insectos y plagas, sino simplemente limitar su uso a los productos de origen natural. Entre ellos, uno de los productos más difundidos es el spinosad, un insecticida de amplio espectro que se origina a partir de la fermentación de un microorganismo.

Si para las granjas orgánicas es obligatorio utilizar sólo los tratamientos permitidos para los huertos y huertas de aficionados que no están sujetos a certificación y, por lo tanto, no tienen que cumplir estrictamente las normas, es útil referirse a estos productos de bajo impacto ambiental.

Los productos fitosanitarios permitidos en la agricultura ecológica se enumeran en el anexo II del Reglamento 889/08 que es la aplicación del Reglamento 834/07, referencia normativa europea de la agricultura ecológica. Ambas regulaciones serán válidas hasta el año 2021, cuando entre en vigor el nuevo Reglamento 848/2018. Entre los productos enumerados en el Anexo II existe una categoría denominada “sustancias producidas por microorganismos”, de la que forma parte el Spinosad como insecticida.

Por supuesto, antes de recurrir al Spinosad u otros insecticidas, es importante hacer todo lo posible para prevenir enfermedades y plagas aguas arriba, mediante la aplicación de rotaciones y consociaciones adecuadas, el riego y la fertilización y, no menos importante, el cuidado especial de la biodiversidad en el medio de cultivo. Esta biodiversidad se logra mediante la introducción de flores anuales, hierbas aromáticas y, en lo que respecta al huerto, buenas praderas cuidadosamente gestionadas.

Índice de contenido [Ocultar]

  • ¿Qué es el Spinosad
  • ?

  • Modo de acción del insecticida

    • A qué insectos afecta
  • En qué cultivos se utiliza
  • Cómo se usa: modos, precauciones y dosis

    • Toxicidad y daño ambiental

¿Qué es el Spinosad

?

El espinosad es un producto que proviene del proceso de fermentación de un microorganismo (Saccharopolyspora spinosa) y se obtiene en el laboratorio utilizando un caldo de cultivo especial.

Se prepara un sustrato compuesto de agua, extractos de levadura, azúcares, bicarbonato de sodio, vitaminas, harinas, minerales y aceites vegetales y se inocula todo con el microorganismo. La fermentación del caldo de cultivo genera varios metabolitos, de los cuales una treintena realiza actividad insecticida. De estos metabolitos, llamados espinosinosos, dos en particular son poderosos: Spynosin A y Spynosin D, y es con ellas con las que se crea la base para la fabricación de productos insecticidas que se venden y utilizan en la agricultura.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *