Dividiendo El Jardín En Parterres: Diseño Y Medidas

Organizar el espacio del jardín es útil para optimizarlo: si diseñas bien la parcela, será cómoda para trabajar en ella y al mismo tiempo aprovechará al máximo su tamaño . Por esta razón, antes de preparar la tierra y sembrarla, vale la pena dibujar un mapa del jardín y decidir cómo dividirlo en parterres.

Los parterres estarán divididos por senderos, que además de iniciar los espacios son útiles para moverse dentro del campo, sin pisar nunca las tierras cultivadas. Dar a cada elemento el tamaño adecuado es muy importante, para permitir un trabajo cómodo sin tener que caminar por las parcelas.

Puede ser útil para aquellos que están a punto de empezar a cultivar algunos consejos prácticos sobre cómo fijarlo con respecto a sus espacios, así que veamos desde el punto de vista del diseño de un nuevo jardín cómo dividirlo de una manera racional.

Las medidas de los parterres

Es importante poder diseñar un huerto y establecer las dimensiones de los distintos elementos , sin olvidar los espacios de servicio, como el cobertizo de herramientas, la recogida de agua de lluvia, el montón de compostaje. La unidad básica del jardín es obviamente el macizo de flores cultivadas.

Supongo que hacer parterres rectangulares : es la mejor manera de usar el espacio. El escenario tradicional consiste en dividir el campo como si fuera una cuadrícula, con pasillos paralelos o perpendiculares entre sí.

Los parterres deben estar formados hasta una anchura máxima de 120 cm , lo que permite realizar trabajos en el interior, sin tener que trepar a la tierra cultivada. Un espacio de poco más de un metro es fácil de alcanzar si tiene pasarelas a ambos lados. La longitud del parterre puede determinarse a voluntad, aunque es práctico no exagerar con la longitud y crear un mayor número de conexiones en las que caminar.

Puede valer la pena levantar los parterres en comparación con los pasadizos, esto ofrece varias ventajas en términos de cultivo, como hemos discutido con más detalle en el artículo sobre la crianza valiente.

En el jardín sinérgico, a veces se crean parterres/camilleros circulares o en espiral que salen de estos esquemas, creaciones muy estéticas. Este tipo de diseño debe ser necesariamente personalizado para cada espacio y se presta poco a un discurso general. En cualquier caso, el ancho de 120 cm también debe ser respetado en estas paletas excéntricas.

Dado que a menudo la dirección del parterre también determina la orientación de las filas , para la comodidad y un mejor uso del espacio, es bueno recordar durante la fase de diseño que tener las filas de vegetales orientadas de este a oeste puede significar una mejor iluminación para las plantas, lo que proporcionará menos sombra entre ellas. No es fácil explicarlo con palabras, pero si miras en qué dirección se orienta la sombra durante el día puedes darte cuenta.

Las medidas de las pasarelas

La pasarela es el espacio que divide un parterre de flores de los demás, al mismo tiempo son las calles por donde caminan los que cultivan para cruzar el jardín. La anchura de este pasaje debe ser suficiente para pasar cómodamente, al mismo tiempo no debe ser exagerada, porque los pasajes son espacios improductivos.

Un buen ancho podría ser 35/40 cm si se trata de un pequeño huerto manejado con herramientas de mano. Si en cambio queremos pasar entre los parterres con una carretilla o con una azada a motor es bueno que los espacios sean adecuados y las pasarelas puedan superar incluso los 50 cm .

Si queremos un compromiso podemos hacer unos pasillos de mayor anchura, que serán las “arterias principales” y nos permitirán el paso con las ya mencionadas carretillas o azadones de motor, mientras que otros los sujetaremos con fuerza y sólo servirán a los que cultiven para pasar a pie.

Por comodidad podemos decidir cubrir con mantillo las pasarelas con paja, aserrín o cartón, pero también pavimentarlas con tablas o arena. Esto, por un lado, evita que los caminantes se ensucien demasiado los pies y, por otro lado, no permite que crezca la maleza en los pasillos.

Rastrear los caminos rectos

Parece un punto exagerado pero os aseguro que vale la pena tener un hilo y unas clavijas , para dibujar con precisión los bordes de los parterres y crear un huerto regular, hecho de líneas paralelas y ángulos siempre a 90 grados . Si se cavan pasajes a ojo, sin una referencia medida y estable, se termina por dibujar líneas torcidas, lo que resulta en la no utilización de pequeñas partes de tierra cultivable.

Obviamente no siempre se tiene un terreno perfectamente rectangular, por lo que habrá algunos parterres triangulares o en forma de trapecio en los bordes, con algunos lados un poco torcidos, es inevitable.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *