Cómo Cultivar Tomates

El tomate es una planta originaria del Perú, cultivada en México primero por los mayas y luego por los aztecas. En los últimos 200 años se ha convertido en uno de los cultivos de huerta más importantes, se han seleccionado muchas variedades para su cultivo, adaptando la planta a los más variados climas y suelos.

Es una verdura que no puede faltar en ningún buen jardín casero, así que aquí estamos para darles algunos consejos sobre cómo cultivar tomates. Como siempre consideramos cultivar nuestras hortalizas con respecto al cultivo orgánico, es decir, sin usar insecticidas químicos sintéticos pero con métodos de defensa naturales. El objetivo es obtener vegetales sanos y sostenibles, veremos cómo hacerlo aquí.

Desde el tomate cereza hasta el corazón de buey, desde el clásico tomate de salsa hasta los extravagantes tomates negros, hablamos de una verdura que nunca se cansa, gracias a sus muchas variedades y mil usos en la cocina. La satisfacción de comer un tomate recogido directamente de su propia planta pagará todo el trabajo agrícola requerido, así que veamos cómo cultivar mejor esta verdura en un huerto orgánico.

Índice de contenido [Ocultar]

  • El suelo y el clima adecuados para los tomates
  • Fertilización del tomate
  • Cómo sembrar tomates

    • Sexto de la instalación
  • Plantar plántulas
  • Cultivar tomate

    • Construye los soportes y ata el tomate
    • Poda y defermentación de tomates
    • Cuánto regar el tomate
    • Rotación de cultivos
  • La adversidad del tomate

    • Enfermedades del tomate
    • Fisiopatías del tomate
    • Insectos y plagas del tomate
  • Variedades de tomate

El suelo y el clima adecuados para los tomates

Suelo. El suelo ideal para el cultivo de tomates es con ph=6, el suelo debe ser bastante suelto y drenante, sin estancamientos de agua que favorecerían las enfermedades de las plantas. Para obtener una buena cosecha, el suelo debe ser rico en nutrientes y materia orgánica. De hecho, los tomates son una verdura bastante “codiciosa”.

Clima . Aunque se han seleccionado tipos de tomate bastante resistentes al frío, sigue siendo una planta que teme las heladas y, sobre todo, requiere una excelente exposición al sol. Puedes cultivar tomates prácticamente en toda Italia, siempre que tengas una parcela soleada. La planta también teme la aridez excesiva, que puede limitarse mediante la aplicación de mantillo y el riego.

Fertilización de tomate

La fertilización de los tomates es muy importante para una buena cosecha, especialmente si el suelo ya ha sido cultivado antes. La contribución más importante de la materia orgánica es la “fertilización de fondo”: consiste en poner el fertilizante en la fase de preparación del suelo.

Como cantidad calculamos 0,6 kg de fertilizante orgánico peletizado por metro cuadrado, 10 veces más si se trata de estiércol o compost maduro. Si se puede elegir, siempre es mejor utilizar estiércol maduro en lugar de pellets, ya que se añade más sustancia al suelo y se mejora la estructura del mismo. Si la producción es escalar, es posible intervenir durante el trabajo con la adición de fertilizante, interviniendo también con productos orgánicos solubles en agua como la sangre de buey o el borlande (residuos del procesamiento de la remolacha).

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *