Irrigación De Caracoles

Para la correcta cría de caracoles hay dos cosas de importancia decisiva: la presencia de agua y el suelo. Antes de comenzar una granja de helicópteros, estos dos elementos deben ser comprobados.

En el suelo donde colocar la valla los caracoles no tienen muchas pretensiones: el mejor suelo es el que tiene una mezcla mixta, drenante y capaz de retener la humedad, sin embargo, puede ir bien prácticamente cualquier tipo de fondo, siempre que no sea demasiado pedregoso y no forme estancamientos. Para evitar el agua de lluvia, una ligera pendiente puede ser óptima.

Por otra parte, la disponibilidad de agua es crucial para el riego de los caracoles, que tienen una necesidad constante de humedad. Por lo tanto, en la valla es necesario pensar en un sistema de irrigación.

Proporcionar la irrigación adecuada es un cuidado importante que el vinicultor debe tener para asegurar el bienestar de los caracoles y la vegetación de los corrales. Por eso profundizamos más cuando es el mejor momento para irrigar y cuánta agua necesitamos proporcionar.

Cuánto y cuándo regar las vallas

Durante la temporada de verano, las cercas deben ser mojadas diariamente, con frecuencia y cantidad que varía según el clima. Va desde unos 10 minutos de irrigación hasta 30 o 40 minutos por día para cada recinto. La duración varía en particular según las temperaturas diurnas de verano, si han sido más o menos tórridas.

El riego de las vallas debe realizarse siempre después de la puesta del sol, ya que la vida social de los caracoles tiene lugar principalmente por la noche. La humedad adecuada contribuye al bienestar de los caracoles y la vegetación dentro de la valla, es un factor muy importante en la cría de estos mariscos. Los gasterópodos durante el día se refugian bajo las hojas de las plantas, si encendemos el sistema de riego pueden salir, con el riesgo de ser quemados por el sol. Los rayos del sol también van a refractarse en las gotas de agua y podrían dañar la vegetación.

Una buena regla para saber si tenemos nuestra cerca de caracoles lo suficientemente húmeda es comprobar el estado del suelo a la mañana siguiente: debe permanecer húmedo en promedio, sin que esté demasiado seco o empapado.

Cómo hacer un sistema de irrigación para el helipuerto

Cada valla debe tener su propio sistema de irrigación. La experiencia demuestra que es preferible hacer un sistema con un tubo de polietileno elevado, equipado con los micro atomizadores correspondientes, que deben colocarse a una distancia de aproximadamente un metro y medio entre sí. El sistema elevado evita que la tubería se llene frecuentemente de caracoles: si el sistema fuera accesible, las tuberías se obstruirían fácilmente por los gasterópodos, atraídos por la humedad.

Un buen sistema de irrigación debe ser capaz de regar sólo el perímetro interno de la valla, tratando de no dejar salir el agua de los espacios sembrados. El exterior de las cajas debe permanecer lo más seco posible, para disuadir a los caracoles de salir. Los caracoles siempre están buscando ambientes húmedos, así que si encuentran suelo seco al salir, se les animará a volver a entrar. Un exterior limpio y un interior húmedo son el mejor método preventivo para evitar fugas. Los caracoles tienen el instinto de explorar, incluso con vallas bien hechas unos pocos caracoles todavía pueden lograr escapar. Para evitar esto, es necesario asegurarse de que los caracoles tienen todo lo que necesitan en la valla: a los caracoles no les debe faltar agua, plantas cultivadas y alimentos.

Otros cuidados en la helicultura

Además de regar las vallas, el viticultor tiene que alimentar a los caracoles, que es de lo que hablamos en el artículo sobre la alimentación de los caracoles. No hay otros tratamientos particulares que se lleven a cabo diariamente, pero hay expediciones cíclicas que siempre necesitan agarantizar un excelente ambiente higiénico sanitario. Aquí están las principales tareas de un buen criador de caracoles.

  • Eliminar cualquier dieta suplementaria no consumida completamente, para evitar la fermentación de la misma, causa de la proliferación de bacterias; es bueno hacerlo aproximadamente cada dos días.
  • Cortar periódicamente la vegetación dentro de la valla, para evitar que los pinchos causen la muerte de la planta, una tarea que debe hacerse cada dos o tres semanas. Según el éxito probado del “método de cría Cantoni” (desarrollado por la granja La Lumaca di Ambra Cantoni) la acelga sembrada en el interior debe durar dos temporadas y, por lo tanto, es importante contribuir a su salud, siendo una planta bienal.
  • Comprueba que no hay una presencia significativa de depredadores dentro del recinto (ratones, lagartos, delfines). Como se trata de granjas en el campo siempre encontraremos a lo largo de la trama sujetos predispuestos a la depredación, es algo natural que forma parte de la cadena alimenticia. Lo importante es que no creemos colonias de depredadores dentro de las fosas. Una importante prevención que limita en gran medida la entrada de estos enemigos de los caracoles es la valla perimetral de chapa (como se explica en el artículo sobre las vallas de los helicópteros).

La helicicultura es un trabajo en estrecho contacto con la naturaleza, por lo que quienes tienen la pasión pueden encontrar en ella uno de los trabajos más bellos del mundo. Por supuesto que es correcto considerar que, como todo trabajo agrícola, hay que arremangarse y trabajar duro para obtener los ingresos adecuados. También requiere un compromiso constante, compuesto de atención diaria como alimentar, limpiar y mojar los caracoles.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *